Protección de la piel



La Necesidad E Importancia Del Cuidado De La Piel Facial.

La respuesta a la pregunta de por qué se necesita el cuidado facial parece obvia. ¡Por supuesto, para retrasar la aparición de arrugas! Sin embargo, las arrugas están lejos de ser el único problema que nos impide mirarnos al espejo con placer. Acné, espinillas, poros dilatados, descamación ... Solo puedes evitar los "caprichos" de la piel brindándole el cuidado adecuado: entonces la grasa dejará de brillar y la seca no reaccionará tan bruscamente al lavarse con agua corriente del grifo.

Además, cuanto más envejecemos, más pensada debe ser la estrategia de salida. Por supuesto, nadie puede ganar la batalla con el tiempo, pero ¿quién se negaría a parecer cinco, diez o incluso veinte años más joven?

Reglas Básicas De Cuidado

Para que el cuidado de la piel facial en casa dé resultados visibles, es importante seguir ciertas reglas. ¿Dónde empezar?

Regularidad

Los excelentes estudiantes de belleza saben que el cuidado de la piel tiene un efecto acumulativo. En pocas palabras, no esperes una piel perfecta si ayer te untaron con cremas de una docena de frascos y hoy decidiste “tomarte un descanso”.

Secuencia
Los desmaquillantes se utilizan antes de la espuma limpiadora y la crema de noche después del sérum. Al mismo tiempo, se debe dar tiempo a cada remedio, de lo contrario, los componentes valiosos no tendrán tiempo para ser absorbidos.

Dos veces al día
Es necesario cuidar la piel de la cara dos veces al día, pero los asistentes de belleza para el cuidado en diferentes momentos del día difieren tanto en el propósito como en la composición. Por ejemplo, una crema de día hidrata y protege contra factores ambientales negativos (incluido el sol). Y el de noche suele estar destinado a la regeneración, la nutrición y la hidratación más profunda.

De acuerdo a las instrucciones
Asegúrese de leer las instrucciones en todos los frascos y botellas. Le dirán que los exfoliantes no se usan durante el período de inflamación aguda, y los restos de cosméticos de cuidado que no se han absorbido deben eliminarse cuidadosamente de la piel con un algodón limpio.

La piel es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano y el más extenso. Se encarga de realizar varias funciones esenciales como protegernos contra las infecciones. Actúa como una barrera que nos protege del ambiente externo evitando que las sustancias y microbios penetren en nuestro interior. Por ello debemos cuidar de ella y mantenerla sana.

Son muchos los retos a los que se enfrenta nuestra piel en algunos ámbitos laborales, según la diversidad de actividades y de puestos de trabajo: personal sanitario, de la limpieza, peluquerías, laboratorios, talleres mecánicos, carpinterías, horticultores, etc. Por ello, las afecciones de la piel representan el grupo de enfermedades profesionales más frecuente, después de las lesiones de tipo osteomuscular.

Mantener la piel en buenas condiciones mientras trabaja es vital para evitar problemas a futuro. La dermatitis ocupacional puede convertirse en un problema grave, que si no se trata o se previene a tiempo puede terminar desarrollando enfermedades crónicas en la piel.Existe un gran número de agentes capaces de producir enfermedades dermatológicas (productos químicos, exposición al frío, al calor o al sol, fricción continua con herramientas, contacto con hongos, virus o bacterias, etc.)Te facilitamos una serie de medidas preventivas que te ayudarán a mantener tu piel suave, sana y a salvo: